Arrepentíos

“Arrepentíos”. Juan el Bautista, el último de los profetas, vino para preparar el camino de Jesús, el Mesías. En este episodio, él mismo nos contará en primera persona cual fue su misión, a la cual estaba destinado.

Andrés Zapata: Voz de Juan el Bautista
Esteban Lagos: Batería
Matías Provenzano: Bajo
Nagai Rosales: Guitarras
Coros: Joel Garrido, Rebeca Dios, Natalia Rosales, Raquel Villar y Nagai Rosales

Escrito, producido y mezclado por Nagai Rosales.

Infancia

Infancia. Tercer adelanto de la ópera rock compuesta por Nagai Rosales: “Jesús – Fragmentos de una vida indestructible”.
Jesús vivió como uno más del pueblo, en Nazaret, la mayor parte de su vida. María nos cuenta, en esta ocasión, cómo fue este tiempo viendo crecer a un niño “normal”, sabiendo que heredaría el trono de David.

Alba Prendes: Voz de María
Pablo Hofkamp: Batería
Matías Provenzano: Bajo
Timoteo Collazo: Piano
Nagai Rosales: Guitarras
Coros: Rebeca Dios, Natalia Rosales, Raquel Villar y Nagai Rosales

Escrito, producido y mezclado por Nagai Rosales.

Pescador de Hombres

Pescador de Hombres. Segundo adelanto de la ópera rock compuesta por Nagai Rosales: “Jesús – Fragmentos de una vida indestructible”. En este episodio será Pedro quién nos narre como pasó de llevar una vida normal como pescador en el Mar de Galilea, a ser uno de los principales discípulos de Jesús.

Esteban Lagos – Batería
Matías Provenzano – Bajo y coros
Pedro Marcos Suárez – Flauta
Coros: Joel Garrido, Rebeca Dios, Natalia Rosales y Raquel Villar
Nagai Rosales – voz de Pedro, guitarras y coros
Escrito, producido y mezclado por Nagai Rosales.

Preludio / Nacimiento

Preludio / Nacimiento. Primer adelanto de la ópera rock compuesta por Nagai Rosales: “Jesús – Fragmentos de una vida indestructible”, que verá la luz en primavera de 2021. En este primer capítulo será María, la madre de Jesús, la que nos narrará algunos momentos relacionados con su nacimiento.

Alba Prendes – Voz de María
Pablo Hofkamp – Batería
Loida Díaz – Violín
Matías Provenzano – Bajo y coros
Timoteo Collazo – Piano
Nagai Rosales – Guitarra y coros
Coros: Joel Garrido, Rebeca Dios, Natalia Rosales y Raquel Villar
Escrito, producido y mezclado por Nagai Rosales.

Así nació la portada de II

Hola amigos! Hoy os voy a contar como surgió la idea de la portada de nuestro próximamente estrenado disco.

Como algunos sabréis, mi hermana Natalia es diseñadora, tiene un trabajo ya muy extenso en ilustración digital que os invito a que conozcáis (www.nataliarosales.es), así que a finales del año pasado le encargué, así a grandes rasgos, que hiciera “algo bonito y colorido” para la portada del nuevo disco. A mi cabeza venían dibujos un tanto eclécticos e inconexos entre sí, colores alegres, incluso con un deje hippie. 600px-john_mayer_born_and_raised_cover
Una de las portadas que me venían a la cabeza como ejemplo es esta de John Mayer.
La verdad es que no tenía muchas ganas de pensar y prefería que fuera otro el que hiciera el trabajo por mi. Pero fueron pasando los meses y eso todavía no había pasado. Así llegamos a Abril de este año, que en uno de mis días, más bien noches de vacaciones la inspiración me arrebató, cogí un lápiz que me había comprado hacía poco en una librería (de esos de la cabeza negra, con trazo blando y denso, mucho mejor que los de cabeza roja que usábamos en el colegio) y una goma cuadrada Milán, y di rienda suelta a mi imaginación. Esto es lo que resultó:boceto-portada-2

Un poco macabro quizás, pero la idea tenía sentido en mi cabeza. Era una evolucnagai-uno-2016_02_23-19_37_24-utción de UNO, mostraba lo que quedaría unos años después de esa imagen. De nosotros quedaba algún hueso por ahí “siscado”, los instrumentos no pudieron con el paso del tiempo, salvo para algún cazatesoros del canal Historia, pero el corazón de piedra que nos escuchaba hacía años en realidad había sido atravesado por alguna palabra de nuestras canciones, se había vuelto un corazón de carne, y por esa alma nuestra música cobra sentido. Además de ser una evolución de UNO, tenía profundidad, tenía una historia.

Así que le mandé el boceto a mi hermana con la esperanza de que transformara esos trazos en algo brillante y comercializable. Volví a mi trabajo, todavía me quedaba mucho que grabar, mucho que practicar, mucho que mezclar y que arreglar, así que me mantuve en la esperanza de que alguien hiciera el trabajo por mi. Pero volvieron a pasar los meses, mi hermana planeó su boda, se casó (Felicidades Natalia y Matías!!!), se fue de viaje, volvió… y yo seguía sin portada.

Hasta que un día vi la luz, me acordé de ese logo que había diseñado para una nueva guitarra que, por cierto, pronto tendré entre mis manos. Eso podía ser mi salvación!!img005

Ya tenía una idea en mi cabeza, el logo con un fondo blanco. Sabía que mis conocimientos limitados de photoshop me podían ser suficientes para plasmar la idea en la pantalla. Y así pasé unas cuantas horas nocturnas dándole vueltas, descartando fondos, probando colores… En un momento de delirio pernoctado hasta pensé que el fondo blanco podría ser en realidad la cáscara de un huevo!!, y en la contraportada se vería cómo ese huevo estaba roto, como a punto de que saliera algo de allí. Después de pasar un buen rato intentando adaptar la imagen de un huevo que había encontrado en google me di cuenta de que la idea era un completo fracaso y que había estado perdiendo unas buenas horas de sueño. Así que me fui a dormir con esta terrible imagen en mi cabeza:portada-ii-fail

Pero antes de poder conciliar el sueño vi la luz por segunda vez, me acordé de mi guitarra, y de esas preciosas grietas en la pintura que tanto me gustan. Ese tenía que ser el fondo de la portada!! Menos mal que a las 2 de la mañana era imposible tener luz suficiente para hacer fotos de las grietas, porque sino el ansia no me habría permitido irme a dormir. A la mañana siguiente pude hacer las fotos, y después de unos cuantos intentos para enfocar las minúsculas grietas con mi objetivo manual lo conseguí. Lo más difícil ya estaba hecho, y el resultado es este:portada-contra-web

Cuando alcanzo un objetivo me gusta recordar lo lejos que lo veía antes de empezar, parecía que no iba a poder abarcarlo todo, auto producirse es a veces muy agobiante, desbordante diría incluso. Pero gracias a Dios las cosas fueron saliendo, con paciencia, a su tiempo, y a su manera. Gracias!